El propósito de las instrucciones utilizadas en los Círculos de narraciones consiste en que los participantes reflexionen sobre sus propias experiencias personales, con aquellos que son diferentes a ellos y compartan una experiencia para que los demás en el grupo puedan empezar a ver el mundo desde una perspectiva diferente.

  1. Se trata de un acontecimiento específico
  2. Implica la experiencia personal de la persona
  3. Se enmarca como una pregunta o afirmación abierta (es decir, “Háblanos de un momento en el que tú…”).
  4. Implica algún tipo de elemento intercultural, es decir, que el estímulo se refiere a diferencias o similitudes culturales, a una interacción con los que son diferentes, o a algún tipo de relación que implique similitud o diferencia. Nótese aquí que la diferencia puede estar relacionada con el género, la edad, la religión, el origen socioeconómico, la ubicación geográfica, el origen étnico, etc.
  5. Incluye un elemento de “lecciones aprendidas” u otro elemento de reflexión
  6. Es apropiado que la persona comparta
  7. Es apropiado para este contexto local y cultural
  8. Es relevante para todos los participantes (esto es particularmente importante para asegurar cuando se trabaja con niños y jóvenes).

Al desarrollar o adaptar una pregunta para usar, asegúrese que esta no sea demasiado general o genérica. Por ejemplo, “Háblanos de algunos retos difíciles en tu vida” es demasiado general y genérico y no implica un elemento intercultural explícito.