Nuestro propósito es constituir un aporte desde las Ciencias humanas y sociales al estudio de las relaciones entre lo particular y lo universal.

La Cátedra UNESCO – Diálogo intercultural inició sus actividades en agosto de 2014, con el propósito de constituir un aporte desde las Ciencias humanas y sociales al estudio de las relaciones entre lo particular y lo universal a través de lo que denominamos Universales análogos, que constituyen una alternativa plausible entre el dilema contemporáneo constituido por el particularísimo de lo multívoco y el universalismo de lo unívoco. Este tipo de universales se caracterizan por la búsqueda del entendimiento entre posiciones diferentes, hasta llegar a acuerdos de alguna permanencia por medio de la interculturalidad.

Vivimos en un mundo pluriétnico y multicultural. A la hora actual existen 194 Estados nacionales que tienen todos esa condición. Aún subsisten cerca de 600 lenguas y 5000 grupos étnicos. La característica mas sobresaliente del mundo humano es su diversidad.

No obstante, desde la formación de los Estados nacionales en el mundo, a partir del siglo XIX, se creó una tendencia hacía la unidad cultural, entendida como el soporte principal de la unidad política. Desde el punto de vista político la tendencia predominante en la actualidad es el multiculturalismo.

Este consiste en el reconocimiento de la diversidad y, en algunos casos, su protección con medidas especiales denominadas de «discriminación positiva». Su objetivo es lograr la igualdad frente a la ley y el respeto formal de la diversidad, fomentando el respeto y la tolerancia entre ciudadanos y ciudadanas. Una etapa superior al multiculturalismo es la interculturalidad. Esta consiste en la búsqueda del entendimiento para forjar proyectos comunes desde posiciones diversas en lo político, religioso, étnico, de genero y preferencia sexual, deportivo, estético, etc.

No obstante, el tránsito hacía la interculturalidad es arduo debido principalmente a la existencia de valores ancestrales y tradicionales muy arraigados en cada comunidad, o al relativismo de los valores donde se presume que todo vale igual, sin darle importancia a la construcción de consensos que tengan validez durante un periodo histórico determinado. También es frecuente encontrar que se confunde el multiculturalismo como si fuera ya la etapa intercultural de formación de consensos, cuando aún no se ha elaborado esa etapa. La existencia de valores que se presentan e imponen como universales sin que tomen en cuenta el aporte de otros valores expresados por la heterogeneidad y diversidad de cosmovisiones, se constituyen en universales etnocéntricos. Estos toman un rasgo o característica particular y lo elevan a la condición de un valor universal indispensable y atemporal. Con este tipo de valores se legitima la dominación y la hegemonía de una ideología, o de una creencia. De esta forma se ejerce diversas formas de violencia que pretende desconocer y reprimir la existencia de la diversidad